Sabiduría que clama

puede Dios borrar