Sabiduría que clama

Donar

Servimos a Dios porque lo amamos, es un privilegio pertenecer a los pocos obreros de Dios porque la mies es mucha, obreros que anuncian el evangelio, porque necesitamos predicar, es un mandamiento directo de Jesús (la gran comisión) por amor a las almas perdidas, predicamos la sana doctrina alumbrar al mundo con la luz de la Biblia y para que la iglesia pueda crecer espiritualmente, tenga herramamientas sólidas, se edifique en la Palabra de Dios, y que sea como aquella casa que se construyó en la Roca que es Jesús y pase lo que pase se mantendrá firme por la Gracia de Dios. (ver Mateo 7:24-27)

Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario. (1 Timoteo 5:18)

No hacemos esto por dinero, pero si usted desea bendecirnos con su aporte contribuyendo así para expandir el reino de Dios en la tierra, lo apreciaremos sin importar la cantidad:

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.” (2 Corintios 9:7)

El dinero será administrado para sostener este ministerio, pagar la cuota anual que nos exige el sitio web, obras de caridad, compra material evangelístico para regalar en las calles, etc.

Pueden apoyarnos voluntariamente en el botón de donar en la parte de abajo y que sea nuestro Señor bendiciendoles con toda bendición material y espiritual según sus riquezas en gloria en Cristo Jesús, amén.