Sabiduría que clama

La ley de Dios es superior a la ley humana

La ley humana debe medir el pecado por las consecuencias, pero la ley de Dios no. Hay un guardagujas en las vías del tren que descuida su trabajo; hay una colisión en las vías, y muere gente; bien, el hombre ha cometido un homicidio imprudencial por causa de su negligencia. Pero ese guardagujas, tal vez, había descuidado su trabajo muchas veces anteriormente, pero no había resultado ningún accidente, y entonces se marchaba a casa diciendo: “Bien, no hecho nada malo.” Ahora fíjate bien que el mal no debe ser medido nunca por el accidente, sino por el acto mismo, y si tú has cometido una ofensa y has escapado sin ser detectado, sigues siendo vil a los ojos de Dios; si has hecho algo malo y la Providencia ha prevenido el resultado natural del mal, la honra de eso es para Dios, pero tú eres tan culpable como si tu pecado se hubiera llevado a cabo hasta sus últimas consecuencias, y el mundo entero se hubiera incendiado. Nunca midas al pecado por las consecuencias, sino que debes arrepentirte de los pecados por lo que son en sí mismos.

~Charles Spurgeon

Extracto del sermón: La Traición

¿Por qué Dios no simplemente perdona los pecados de todos?
Todos resucitaremos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *