Sabiduría que clama

Supralapsarianismo e Infralapsarianismo

supra-e-infra

De vez en cuando trato de escribir breves artículos como este como una breve introducción sobre algún tema de la teología sistemática. El objetivo es la claridad. El enfoque es la brevedad. No más de 500 palabras, a partir de ahora.

No estoy al tanto de alguna de las dos palabras en el léxico teológico que se le parezca supralapsarianismo y infralapsarianismo. Suenan terriblemente esotéricas e irremediablemente elitistas, como podrían estar preocupados con cuántos ángeles pueden bailar en la cabeza de un alfiler si ese alfiler estaba descansando sobre una roca que Dios hizo tan pesada que ni siquiera él podía levantarla. Los seminaristas de primer año les encanta sacar términos como un recordatorio no tan sutil de que están en el seminario. Los pastores de cierta clase sacan palabras cuando quieren demostrar cómo la teología puede ser poco práctica. Los feligreses escuchan las palabras y simplemente se estremecen.
Entonces, ¿de qué se trata todo esto?

Los teólogos reformados a menudo han discutido sobre el orden en que Dios decretó que sucedan ciertas cosas. El debate no es sobre el orden temporal de los decretos. Después de todo, estamos hablando de lo que Dios ha determinado en la eternidad pasada. El tiempo no es el problema. En cambio, el debate es sobre el orden lógico de los decretos. En la mente de Dios, ¿Qué decisiones tomó primero Dios, segundo, tercero, y así sucesivamente?

En concreto, ¿Qué es lógicamente primero: el decreto de elección y reprobación, o el decreto para crear el mundo y permitir la caída? Supralapsarianismo –supra que significa “arriba” o “antes” y lapsum que significa “caída” –es la posición que afirma que el decreto de Dios de salvar es lógicamente anterior a su decreto de creación del mundo y permitir la caída. Infralapsarianismo, por su parte, insiste en que el decreto de Dios de salvar es lógicamente después de sus decretos relacionados con la creación y la caída (que significa infra “abajo” o “después”). Ambas posiciones están bien atestiguadas en la teología reformada, aunque el infralapsarianismo sería la más común.

Todo el debate puede parecer totalmente irrelevante, pero antes de descartar los términos como un truco tonto de seminario, debemos apreciar cómo nuestra comprensión del orden de los decretos puede influir (o tal vez reflejar) nuestro entendimiento de Dios.

La posición supra pone de relieve la alta soberanía de Dios. Antes de que los gemelos habían hecho bien o mal, el Señor amó a Jacob y aborreció a Esaú (Romanos 9:11). Por lo tanto, argumenta el supralapsariano, Dios debe haber propuesto primero ordenar a algunos para la vida y algunos a la muerte. Entonces se propuso crear el mundo y ordenar una caída para que la gloria de elección y reprobación pudiese realizarse.

Por el contrario, la posición infra destaca la misericordia de Dios. La referencia en Romanos 9:11, argumentan los infralapsarios, no es más que una declaración sobre el mérito –ni el hijo era más merecedor de la salvación que el otro – y no tiene nada que ver con los decretos. Además, Romanos 9:14 describe la elección como Dios teniendo misericordia de quien quiere tener misericordia. El decreto de Dios para salvar debe seguir a su decreto para permitir la caída, o ¿de qué otra podría ser misericordia la misericordia?

Al final, afirmo la posición infralapsaria enseñada en los Cánones de Dort (Primer Encabezado de Doctrina, los artículos 6, 7). Pero también estoy de acuerdo con aquellos que advierten contra ser demasiado dogmático sobre un asunto que implica una cierta especulación. El debate no es insignificante, pero tampoco es una colina en la cual morir.

Escrito por: Kevin DeYoung

Coleccionando las herejías de Cash Luna
¿Puede Dios borrar del libro de la vida?

Un pensamiento sobre “Supralapsarianismo e Infralapsarianismo

  1. Gustavo David

    Da miedo lo que dice Calvin:
    12. Los réprobos son privados de la Palabra de Dios o endurecidos con ella
    Así como el Señor, con la virtud y eficiencia de su llamamiento, guía a los elegidos a la salvación a que por su ETERNO DECRETO los ha predestinado; así también DISPONE y ORDENA contra los réprobos Sus juicios, con los cuales EJECUTA lo que había DETERMINADO hacer de ellos. Por eso, a aquellos a quienes ha CREADO para CONDENACIÓN y MUERTE ETERNA, para que sean instrumentos de su ira y ejemplo de su severidad, a fin de que vayan a parar al fin y meta que les ha señalado, los PRIVA de la libertad de oír su Palabra, o con la predicación de la misma los ciega y endurece más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *