Sabiduría que clama

¿Por qué los malvados prosperan?

por que prosperan

¿Por qué los malvados prosperan? Esta pregunta ciertamente es común, y en la Biblia por lo menos 4 personajes se formulan esta interrogante, tenemos el ejemplo de Asaf, Job, Jeremías y David, (pongan atención a las letras en negritas, hablaremos de ello mas adelante), vamos a examinar cada caso por separado:

Salmo de Asaf (capítulo 73)

73:1 Ciertamente es bueno Dios para con Israel,
Para con los limpios de corazón.
73:2 En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies;
Por poco resbalaron mis pasos.
73:3 Porque tuve envidia de los arrogantes,
Viendo la prosperidad de los impíos.
73:4 Porque no tienen congojas por su muerte,
Pues su vigor está entero.
73:5 No pasan trabajos como los otros mortales,
Ni son azotados como los demás hombres.
73:6 Por tanto, la soberbia los corona;
Se cubren de vestido de violencia.
73:7 Los ojos se les saltan de gordura;
Logran con creces los antojos del corazón.
73:8 Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia;
Hablan con altanería.
73:9 Ponen su boca contra el cielo,
Y su lengua pasea la tierra.
73:10 Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí,
Y aguas en abundancia serán extraídas para ellos.
73:11 Y dicen: ¿Cómo sabe Dios?
¿Y hay conocimiento en el Altísimo?
73:12 He aquí estos impíos,
Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.
73:13 Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón,
Y lavado mis manos en inocencia;
73:14 Pues he sido azotado todo el día,
Y castigado todas las mañanas.
73:15 Si dijera yo: Hablaré como ellos,
He aquí, a la generación de tus hijos engañaría.
73:16 Cuando pensé para saber esto,
Fue duro trabajo para mí,
73:17 Hasta que entrando en el santuario de Dios,
Comprendí el fin de ellos.
73:18 Ciertamente los has puesto en deslizaderos;
En asolamientos los harás caer.
73:19 ¡Cómo han sido asolados de repente!
Perecieron, se consumieron de terrores.
73:20 Como sueño del que despierta,
Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás su apariencia.
73:21 Se llenó de amargura mi alma,
Y en mi corazón sentía punzadas.
73:22 Tan torpe era yo, que no entendía;
Era como una bestia delante de ti.
73:23 Con todo, yo siempre estuve contigo;
Me tomaste de la mano derecha.
73:24 Me has guiado según tu consejo,
Y después me recibirás en gloria.
73:25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?
Y fuera de ti nada deseo en la tierra.
73:26 Mi carne y mi corazón desfallecen;
Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.
73:27 Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán;
Tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta.
73:28 Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien;
He puesto en Jehová el Señor mi esperanza,
Para contar todas tus obras.

Job 21:7-20

21:7 ¿Por qué viven los impíos,
Y se envejecen, y aun crecen en riquezas?
21:8 Su descendencia se robustece a su vista,
Y sus renuevos están delante de sus ojos.
21:9 Sus casas están a salvo de temor,
Ni viene azote de Dios sobre ellos.
21:10 Sus toros engendran, y no fallan;
Paren sus vacas, y no malogran su cría.
21:11 Salen sus pequeñuelos como manada,
Y sus hijos andan saltando.
21:12 Al son de tamboril y de cítara saltan,
Y se regocijan al son de la flauta.
21:13 Pasan sus días en prosperidad,
Y en paz descienden al Seol.
21:14 Dicen, pues, a Dios: Apártate de nosotros,
Porque no queremos el conocimiento de tus caminos.
21:15 ¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos?
¿Y de qué nos aprovechará que oremos a él?
21:16 He aquí que su bien no está en mano de ellos;
El consejo de los impíos lejos esté de mí.
21:17 ¡Oh, cuántas veces la lámpara de los impíos es apagada,
Y viene sobre ellos su quebranto,
Y Dios en su ira les reparte dolores!
21:18 Serán como la paja delante del viento,
Y como el tamo que arrebata el torbellino.
21:19 Dios guardará para los hijos de ellos su violencia;
Le dará su pago, para que conozca.
21:20 Verán sus ojos su quebranto,
Y beberá de la ira del Todopoderoso.

Jeremías 12

2:1 Justo eres tú, oh Jehová, para que yo dispute contigo; sin embargo, alegaré mi causa ante ti. ¿Por qué es prosperado el camino de los impíos, y tienen bien todos los que se portan deslealmente?

12:2 Los plantaste, y echaron raíces; crecieron y dieron fruto; cercano estás tú en sus bocas, pero lejos de sus corazones.
12:3 Pero tú, oh Jehová, me conoces; me viste, y probaste mi corazón para contigo; arrebátalos como a ovejas para el degolladero, y señálalos para el día de la matanza. 
12:4 ¿Hasta cuándo estará desierta la tierra, y marchita la hierba de todo el campo? Por la maldad de los que en ella moran, faltaron los ganados y las aves; porque dijeron: No verá Dios nuestro fin.

Salmo de David (Capítulo 37:1-2)

37:1 No te impacientes a causa de los malignos,
Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.
37:2 Porque como hierba serán pronto cortados,
Y como la hierba verde se secarán.

 

Conclusión

 

Hasta el anticristo prosperará y dominará a gran parte del mundo (Daniel 11:36-39) pero también nos ha sido revelado su fin (Apocalipsis 19:20), pero aunque los malvados prosperen en este mundo, de nada sirven las riquezas o éxito terrenal si no tienes a Dios como tu Amigo, así dijo nuestro Señor Jesús:

“Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” (Mateo 16:26)

Todos somos impíos delante de Dios porque todos hemos cometido pecados y vivido una vida autónoma alejados de Dios, pero Dios nos llama a todos a que le busquemos y nos reconciliemos con Él porque nuestros pecados nos hacen enemigos de Dios, si nos arrepentimos y creemos en Jesús el Mesías prometido desde el principio, alcanzaremos misericordia y seremos declarados justos por la fe, ya no seremos impíos delante de Dios.

Los enemigos de Dios recibirán el justo castigo por los pecados de ellos, el castigo y condenación eterna, como pudimos observar en la parte superior en negritas, lo que les espera a los impíos.

 

53 evidencias de que nos encontramos en los tiempos finales
Tipos de fe (necesitas los 3 para la salvación)

Un pensamiento sobre “¿Por qué los malvados prosperan?

  1. Sol

    Es difícil soportar ver que el injusto y ladrón prospera y vive feliz, mientras que aquellos a los que saquea, viven penurias. Pero, elevando los ojos, y considerando la eternidad, entiendo que Dios mira el corazón y observa cómo nos portamos, aun sufriendo injusticia.

    Su aun bajo injusticia, permanecemos fieles por fe en que un día nos presentaremos ante nuestro Creador, eso es para Él más valioso que el oro fino.

    Es decir, los siervos de Dios debemos mirar según mira Dios y no según las cosas de este mundo. http://discernir.info/reflexiones/reflexion_La_sangre_y_el_amor.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *