Sabiduría que clama

¿En qué se parecen los salmones a los cristianos?

cristianos y salmones

En las aguas frías del río Columbia en Oregon, nadan los salmones, una especie de pez que crece a tamaños enormes. Los salmones nacen en los arroyos de agua dulce, y pequeños migran río abajo hacía el mar. Pasan peligros de depredadores y solo algunos logran llegar a su destino en las aguas saladas del Pacífico. Allí viven alcanzando tamaños impresionantes. Después de cuatro o cinco años sienten un llamado a regresar al lugar de su nacimiento, al arroyo pequeño que los vio nacer. Al comienzo del viaje, son hermosos y gordos, pero llegan a su destino flacos, débiles, golpeados, si es que llegan. El viaje es duro, una lucha contra la corriente, las cataratas, predadores y otros obstáculos.

Al llegar a una cascada que bloquea su pasada, saltan y saltan, una y otra vez hasta vencerla. Por fin en su arroyo natal ponen sus huevos y mueren, dando luz a una nueva generación.

Como cristianos, estamos llamados a nadar contra la corriente. El apóstol Pablo exhortó al creyente a no conformarse a las costumbres del mundo, sino a renovar su mente (Ro. 12:2). Para los que Dios llama a ser líderes, la lucha es aún más difícil. El mundo, la carne y el diablo conspiran contra nosotros para hacernos caer. Satanás no quiere que lleguemos a la meta, y usaría cualquier mentira om maniobra para desviarnos.

Al llamarnos a seguir a Cristo, no nos prometió un camino fácil. Nos advirtió contra peligros, falsos maestros, circunstancias difíciles. En ocasiones, los mismos creyentes de nuestras iglesias son los que más problemas nos dan. Se requiere persistencia, cuando las cosas no salen como queremos, o cuando la gente se opone, nos critica o se burla.

El líder es llamado a perseverar, aún contra la opinión de la mayoría, para dar a luz una nueva
generación de líderes. Lo difícil es que somos humanos con nuestras propias limitaciones y defectos.

Medite en lo que Pablo dijo en 2 Co. 4:7-9 “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos.”

A Pablo le costó su libertad predicar el evangelio. Aún así, desde la cárcel invito a Timoteo aceptar el duro reto de luchar junto con él: “Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios.” (2 Ti. 1:8)

Aun en medio de sufrimientos, Pablo no se quejó, sino dijo: “Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día.” (2 Ti. 1:12) Sabía que valía la pena todo el dolor, porque el Señor mismo estaba cuidando la vida que Pablo había depositado en sus manos.

También dijo: “El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.” (2 Timoteo 2:6)  El ministerio es trabajo arduo.

¿Vale la pena seguir en su ministerio, contra tantos obstáculos? Pablo diría que sí. “Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.” (2 Ti. 2:10) Vale la pena porque es por los escogidos, los que todavía no han oído la palabra. Nuestros sufrimientos son pocos en comparación con la gloria de un alma rescatada eternamente. También hay creyentes que no han aprendido a caminar como tales. El hermano que le está dando dolores de cabeza hoy, puede ser el líder de mañana; o al contrario, podría ser un falso que debe ser parado en seco.

Entonces, persista en su llamamiento. “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” (2 Ti. 2:15) Sea como el noble salmón que lucha contra corriente y obstáculos con persistencia hasta llegar al destino.

Fuente: www.obrerofiel.com

EVIDENCIAS DE QUE JESÚS ES EL MESÍAS (300+ profecías)
¿Por qué no creemos en los libros apócrifos de la Biblia católica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *