Sabiduría que clama

Mensaje dirigido a ricos y pobres que tienen su esperanza en el dinero.

salmo 49

Palabras inspiradas por Dios, del SALMO 49:

49:1 Oíd esto, pueblos todos;
Escuchad, habitantes todos del mundo,
49:2 Así los plebeyos como los nobles,
El rico y el pobre juntamente.
49:3 Mi boca hablará sabiduría,
Y el pensamiento de mi corazón inteligencia.
49:4 Inclinaré al proverbio mi oído;
Declararé con el arpa mi enigma.
49:5 ¿Por qué he de temer en los días de adversidad,
Cuando la iniquidad de mis opresores me rodeare?
49:6 Los que confían en sus bienes,
Y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan,
49:7 Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano,
Ni dar a Dios su rescate
49:8 (Porque la redención de su vida es de gran precio,
Y no se logrará jamás),
49:9 Para que viva en adelante para siempre,
Y nunca vea corrupción.
49:10 Pues verá que aun los sabios mueren;
Que perecen del mismo modo que el insensato y el necio,
Y dejan a otros sus riquezas.
49:11 Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas,
Y sus habitaciones para generación y generación;
Dan sus nombres a sus tierras.
49:12 Mas el hombre no permanecerá en honra;
Es semejante a las bestias que perecen.
49:13 Este su camino es locura;
Con todo, sus descendientes se complacen en el dicho de ellos. Selah
49:14 Como a rebaños que son conducidos al Seol,
La muerte los pastoreará,
Y los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana;
Se consumirá su buen parecer, y el Seol será su morada.
49:15 Pero Dios redimirá mi vida del poder del Seol,
Porque él me tomará consigo. Selah
49:16 No temas cuando se enriquece alguno,
Cuando aumenta la gloria de su casa;
49:17 Porque cuando muera no llevará nada,
Ni descenderá tras él su gloria.
49:18 Aunque mientras viva, llame dichosa a su alma,
Y sea loado cuando prospere,
49:19 Entrará en la generación de sus padres,
Y nunca más verá la luz.
49:20 El hombre que está en honra y no entiende,
Semejante es a las bestias que perecen.

ANÁLISIS del SALMO 49 con nuestras propias palabras:

Se trata de un mensaje de sabiduría que está dirigido a todas las personas, los que confiamos en Dios se nos recuerda a no temer a los hombres, los que confían en sus riquezas y posesiones ninguno de ellos podrá comprar a Dios la vida eterna, jamás se podrá comprarla porque el precio es muy alto, costó la sangre de Jesús (1 Corintios 6:20), además nadie puede sobornar a Dios (Deuteronomio 10:17) la salvación no se compra ni se gana porque es un regalo de Dios para todos aquellos que coloquen su fe y confianza en el Mesías (Jesucristo)

La gente notará que las personas sabias e insensatas mueren igualmente, los ricos que no conocen a Dios sólo piensan en lo terrenal, que sus mansiones serán eternas, pero al excluir a Dios son como los animales que mueren, sólo viven para comer, comen para vivir, sin mas nada que transcienda a esta vida, su cosmovisión es una locura, y sus seguidores se alegran en sus falsas maneras de ver la vida, como a ovejas que van camino al infierno, la muerte espiritual será su recompenza, ellos serán humillados, pero los justificados serán exaltados mas adelante, la belleza y apariencia de quienes confiaron en sus bienes se consumirá y el lugar de castigo a donde descienden los muertos sin Dios será su habitación eterna.

Pero Dios salvará a los justificados del poder de la muerte segunda (Apocalipsis 2:11), porque le ha placido salvarnos, así que no teman cuando alguna persona aumente sus bienes, porque cuando muera nada se llevará, aunque mientras viva esté felíz porque colocó su confianza en sus riquezas, cuando muera estará en tinieblas con todos aquellos que despreciarón la salvación de Dios, ellos son semejantes a los animales que no entienden y perecen.

VERSÍCULOS EXTRAS:

Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. (Lucas 12:15)

A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. (1 Timoteo 6:17)

¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas?
Porque se harán alas
Como alas de águila, y volarán al cielo. (Proverbios 23:5)

Las riquezas del rico son su ciudad fortificada,
Y como un muro alto en su imaginación. (Proverbios 18:11)

El egoísmo de Jonás.
El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades. (REVELADO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *